Inseminación artificial con semen de pareja o donante

La inseminación es la introducción de los espermatozoides (previamente seleccionados en el laboratorio) en el interior del útero el día en que se produce la ovulación.

No precisa reposo y la paciente puede proseguir su actividad normal.

Cuando en el estudio previo de esterilidad comprobamos un REM (recuento de espermatozoides móviles) por encima de 5 millones en el varón y la mujer posee permeabilidad tubáricacomprobada en una histerosalpingografía pasamos a realizar inseminaciones.

En ese momento indicaremos un tratamiento farmacológico en la mujer con el objetivo de aumentar la oferta de ovocitos en el ovario a la vez que controlamos la cronología del proceso. Mediante el control ecográfico valoramos el crecimiento de los folículos, y al alcanzar un determinado tamaño, inducimos la ovulación.