Fecundación In-Vitro – Microinyección Espermática (FIV-ICSI)

La fecundación in vitro consiste en poner en contacto los gametos masculinos (espermatozoides) y los femeninos (ovocitos) para lograr la fecundación y el desarrollo embrionario inicial fuera del organismo de la mujer en un laboratorio de Reproducción Asistida que trata de reproducir al máximo las condiciones naturales.

Este tratamiento puede llegar tanto por indicación masculina (REM bajo) como por indicación femenina (trompas de Falopio no permeables, edad materna, baja reserva ovárica, fallo de IA, …)

Según los diferentes protocolos, nos encontramos con varias etapas, la primera fase deestimulación ovárica /supresión de la actividad hipofisaria, en que por un lado debemos estimular los ovarios para intentar tener un número razonable de ovocitos que nos ofrezcan una buena oportunidad de embarazo, pero por otra parte deseamos interferir con la producción de hormonas (FSH y LH) producidas en la hipófisis para evitar interferencias con las que se van a administrar en inyectables.

La segunda etapa será la punción folicular en la cual, la punción de los folículos ováricos se realiza en un quirófano cerca del Laboratorio de Fecundación in Vitro –ICSI. Este procedimiento se realiza bajo sedación –anestesia para que la extracción de los óvulos mediante la aspiración de los folículos no sea dolorosa. Una vez en el laboratorio se fecundan los ovocitos mediante inseminación en una placa de Petri (FIV) o bien mediante microinyección espermática (ICSI). En nuestro equipo somos partidarios de este último procedimiento puesto que minimizamos los fallos de fecundación, obteniendo en casi el 100% de casos, embriones que puedan ser transferidos.

Finalmente realizamos la transferencia embrionaria que consiste en la introducción de los embriones en el útero de la paciente. Se realiza bajo control ecográfico abdominal. No precisa ningún tipo de anestesia y no supone más molestias que una revisión ginecológica normal.